Ecología

Bajante del Rio Parana sin perspectivas de Mejora en poco tiempo

Bajante del Rio Parana

 

La situación del Paraná es crítica y no hay señales de que vaya a cambiar”

El experto afirmó que es necesario que llueva en Brasil para que el río crezca. E indicó que las perspectivas a tres meses en adelante no son buenas.

ALERTA DEL INGENIERO HÍDRICO HUGO ROHRMANN

Ya son más de 700 días consecutivos que el Paraná mantiene su tendencia a la baja, sin recuperar su altura normal y acentuando cada vez más los problemas en torno al recurso del río.

Hoy, con un nivel de apenas de 73 centímetros según el hidrómetro de Barranqueras, estamos con la misma altura de la bajante excepcional del año pasado y la gran pregunta es: ¿cuándo terminará la bajante que ya lleva dos años consecutivos, con registros que hace más de 50 años no se daban?

Ante este panorama, el ingeniero Hugo Rohrmann, especialista en recursos hídricos, brindó su mirada sobre la situación del principal afluente de la región, y adelantó que las lluvias necesarias para aumentar su caudal se deben dar río arriba, en las altas cuencas de Brasil.

Sobre esto, el ingeniero remarcó que es necesario ver cuánto ha llovido en el último mes, porque las lluvias en las altas cuencas tardan un mes en bajar a la zona del puente General Belgrano.

“Como en Brasil no ha llovido nada, ya se sabe que de acá a un mes no hay perspectiva de mejorar este panorama sino al contrario, hay perspectivas de que siga bajando”, afirmó Rohrmann.

A esa perspectiva real de las lluvias que ya han ocurrido, se deben agregar los pronósticos climatológicos de tres meses en adelante. Sobre esto, Rohrmann indicó que tanto el Servicio Meteorológico Nacional de Argentina como el de Brasil están diciendo que los registros de lluvia son menores al promedio histórico de estos meses, con el agravante de que estos meses son los que menos llueve.

“Dentro de la sequía, la temporada es de pocas lluvias es general, y esto nos está diciendo que el río no se va a recuperar de acá a tres meses hacia adelante”, pronosticó el experto.

LAS REPRESAS BRASILEÑAS YA NO TIENEN RESERVAS

Rohrmann comentó que, al igual que el año pasado, la cancillería argentina está gestionando las aperturas de compuertas de las represas binacionales de Itaipú y Yacyretá.

Recordó que en el 2020, se logró un acuerdo para que la hidroeléctrica argentina descargue agua de sus reservorios por los vertederos, para de esta forma aumentar un poco el caudal y conseguir que salgan las barcazas encalladas río arriba para sacar la producción, que va a parar al puerto de Rosario y de ahí a todo el mundo.

Sin embargo, en las más de 30 represas sobre el Paraná en territorio brasileño las compuertas están cerradas porque, a diferencia del año pasado, hoy tienen un 30% menos de almacenamiento de agua.

“La gran discusión que se tiene hoy es que si las represas largan agua pierden generación de energía. Además de todo el impacto, se está afectando la generación de hidroelectricidad”, comentó Rohrmann, agregando que las represas representan un 70% de la generación de energía que se consume en un país tan grande como el Brasil.

 

Las lluvias locales no impactan en el caudal

Rohrmann explicó que llueve en nuestra región no le mueve el amperímetro al río Paraná. Si bien genera un cierto caudal, por el agua que cae al río, este no es suficiente para modificar su comportamiento. Es distinto si llueve en la cuenca del Iguazú, que tiene una respuesta más rápida, pero es de una duración corta y enseguida el río vuelve a bajar.

El 70% del caudal del Paraná, en la zona del puente General Belgrano, proviene de la zona central de la cuenca del Paraná, en Brasil, “que es el corazón de generación de agua para nuestro río”, comentó el experto.

Lo importante para el ingeniero, para que haya una recuperación tanto en el río Paraná como el Paraguay, las lluvias se tienen que dar en Brasil, “ya que su gran superficie de aporte puede producir un cambio en nuestro río”.

El problema es que, tanto en Brasil como en Argentina, la falta de lluvias también provoca sequía, lo cual quiere decir que las próximas lluvias van a recomponer la humedad del suelo, y recién cuando el suelo esté húmedo, va a ir el agua excedente para el río.

informacion ::https://www.diarionorte.com/205420-la-situacion-del-parana-es-critica-y-no-hay-senales-de-que-vaya-a-cambiar

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *