Para el pescador

Pejerrey del Rio de La Plata

Pejerrey

 

Llega el invierno y los pescadores rumbean para las lagunas , espejos de agua y en especial los que pueden el Rio de la Plata

El rio de La Plata tiene en sus agua el / la flecha de plata , Matungos que superna el kg de peso , por tal motivo es uno de los principales pesqueros de invierno .

Compartimos esta nota con ustedes que nos envia Gerardo de su salida de pesca con los amigos del programa Puerto de Pescadores

 

Puerto de Pescadores presentes en el Río de la Plata y con una pesca sin igual.

De la partida fueron Héctor, Andrés, Lalo y quien les escribe y desde Villa la Ñata, la Excalibur puso proa hacia el Este, navegando el Río Luján hasta la desembocadura del Río de la Plata y desde ahí, hasta la zona llamada “El Corralito” en cercanía de la costa uruguaya.
La mañana se presentaba fría, pero no tan fría como días anteriores, la temperatura estaba en los 6 grados y el viento que teníamos era del cuadrante Noreste de unos 7 / 8 nudos.
Ya y sobre la zona elegida de pesca, sin prisa alguna, armamos nuestros equipos y junto al primer garete nuestras líneas iban en pos de los primeros piques.
El primer pique lo tuve yo, un hermoso pejerrey se prendió de la primer boya pero que lamentablemente se me soltó cuando lo tenía a casi 2 metros de la Excalibur.

 


Al poco tiempo, Andrés hizo lo propio y está vez, el primer pejerrey y de buen porte ya estaba a bordo de nuestra nave.
La mañana se presentaba bastante activa, Lalo venía pescando portes buenos hasta que Héctor marcó su presencia y metió un pejerrey de casi 52 cm.
Yo no me quedé atrás y al ratito del que pescó Hector, otro ejemplar pero de 53 cm. posó para la foto.
Pasado el medio día, el viento comenzaba a jugarnos una mala pasada, la tendencia era hacia la calma y de a poco las aguas de nuestro querido Río cada vez más se iban planchando.
Pasadas las 13:30 la calma era total, las aguas estaban totalmente quietas y creí que era un buen momento como para calentar el super guiso de lentejas que tenia preparado para mí tripulación.
No fue para exagerar, pero creo que después de haber comido la abundante porción, más de uno quiso quedarse en remera…
Para las 15:00 las aguas del Río era como un inmenso espejo, la calma era total y la pesca se anuló totalmente.
Para quienes no lo saben, lamentablemente cuando las aguas se aquietan o quedan planchadas, este bendito pez se aletarga por la falta de oxígeno y por consiguiente deja de estar activo.

 


Sin tener mayores novedades sobre nuestras líneas que estaban en el agua, la hora se presentó y el regreso fue inminente. La navegación de nuestra vuelta fue más que placentera y la caída del sol sobre el final del día, fue realmente fue realmente espectacular.
Cómo conclusión debo agregar que se podría haber pescado mucho más y en lo persona, creo que más del doble que lo que pescamos. Lamentablemente el viento nos jugó una mala pasada pero esto no importó como para que no disfrutemos de una hermosa jornada de pesca rodeado de afectos ante todo lo que surge de la amistad.

 


Gracias Hector, Andrés y Lalo por haber compartido esta linda salida y espero que muy pronto hagamos otra.
Sin más para contarles, les dejo un fuerte abrazo a todos y será hasta cualquier momento.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *