Noticias

Inundaciones en el Chaco

El río llegaría a 7,50 metros
Hay más de 200 familias evacuadas en la ribera chaqueña y el pico de la crecida llegaría mañana
Mañana estaría llegando el pico de la crecida del Paraná, que alcanzaría una marca de entre 7,30 y 7,50 metros en Barranqueras, según los datos de la Administración Provincial del Agua. Ayer el agua sorprendió a las familias que están más allá del terraplén de la localidad portuaria, con más de 20 familias evacuadas. El río ya cortó los accesos a la Isla del Cerrito y al barrio San Pedro Pescador, por Antequera. Ya hay 218 familias afectadas y el río llegó a los 6 metros, nivel de alerta para la costa chaqueña.

El miércoles comenzó el operativo de evacuación de las familias afectadas por la crecida, producto de las fuertes lluvias en la cuenca del río Iguazú. Hoy ya se cuenta con 218 familias que se autoevacuaron o evacuaron, además de miles de animales trasladados. En Puerto Vilelas ya se mudaron 160 familias, que están alojadas en la zona alta de la defensa y la Escuela Nº 417 y su anexo en Tres Bocas. 38 son los evacuados de la zona de Antequera, Isla del Cerrito y el Barrio San Pedro Pescador. En Barranqueras, hay poco más de 20 familias, pero todavía quedan casi 100 familias que estén fuera de la defensa de contención y a quienes aún no le llegó el agua.

El agua

Ayer la altura del río Paraná en Puerto Barranqueras llegaba a los 6 metros, activando el nivel de alerta, y hoy ya estaría en nivel de evacuación (6,50 metros). Mañana se alcanzaría el pico máximo, con valores que oscilarían entre los 7,30 y 7,50 metros, según los datos de APA. Las lluvias de ayer no fueron abundantes y aportaron entre 15 y 30 milímetros, pero llegó el frío y el viento sur. Para hoy y mañana, se mantendrá el tiempo frío, pero sin lluvias: sólo nublado y gris, mejorando hacia el domingo con Sol.

La alerta de inundación es para el primer valle, que está conformado por Las Palmas, Isla del Cerrito, Colonia Benítez, Antequera, Puerto Vilelas, Barranqueras, Bajos de Tacuarí y Paraje Soto. Según los expertos, esta crecida del Paraná llega rápido, por eso la urgencia con la que está subiendo desde el miércoles; pero se irá en 15 o 20 días porque lagunas y ríos internos están con mucho caudal, lo que enlentecería el escurrimiento.

Desde el miércoles, están cerradas las compuertas de la obra de control de Barranqueras y Laguna Blanca.

Los evacuados

El operativo cuenta con la intervención de distintos organismos del estado provincial, municipios, Ejército Argentino, Policía del Chaco y organismos como Inta y el APA.

Cada familia recibe un kit de 30 chapas, cobertores de plástico, tarimas de maderas, postes y palmas para el armado del refugio. En la zona se instalan baños químicos y un puesto de Salud Pública, además del tendido de luz y la provisión de agua potable. Una vez que la familia llega al refugio, recibe el bolsín de mercadería, que va llegando paulatinamente a todos los puntos de evacuación.

De río

En Antequera, el operativo de la municipalidad de Colonia Benítez parecía tener aceitado todo el proceso. De las 38 familias evacuadas, muchas habían hecho corrales de pallet al costado del refugio, para resguardar allí gallinas, patos, pollos y gansos. En esta zona fue importante el traslado de ganado y demás animales: se calcula que 3.500 cabezas estarían comprometidas por las aguas. El acceso a la Isla del Cerrito ya se encontraba cerrado unos 300 metros antes del río Iné, después de la arenera; y en la misma condición estaba el camino que va de Antequera al Barrio San Pedro Pescador. El intendente César Falcón, agradeció la solidaridad de los vecinos, que estaban trabajando a la par de los empleados del municipio benitense y la sede de Inta.

De barranca

A los vecinos al costado de la planta de Sameep en Barranqueras, el agua los sorprendió ayer a la mañana. “Nos levantamos y ya la teníamos adentro, porque anoche no pasaba nada”, dijo Gladys Fernández, madre de 11 hijos, criadora de pollos y esposa de un pescador.

Gladys era una de las 20 familias que se estaba asentando al costado del terreplén. En esta zona, muchos vecinos se instalaron en las estructuras de refugios del año pasado, “porque eran insuficientes los materiales que acercaron este año”. “Nos faltan chapas, colchones y más plásticos para cubrir las casas”, era el reclamo común de evacuados en Barranqueras.

La familia Cáceres, que tenía un kiosko en la esquina de la planta de Sameep, lamentó la pérdida de sus muebles nuevos, que fueron arruinados por el agua, que llegó de sorpresa.

“Vivimos de toda la vida acá, pero aun así año tras año perdemos con la inundación”, dijo Daniela González, una joven que vive con su hijita y su marida a media cuadra del asfalto de la defensa. Daniela cría pollos y gallinas; y todavía le faltaba ponerlos a salvo. “El año pasado ya se me ahogaron muchos y otros se me perdieron, así que este año le hice una tarima en el corral a ver cuánto pueden aguantar así”, explicó la joven.

En Barranquera el operativo parecía más desprolijo que en Antequera: los evacuados se quejaban de la falta de materiales para construir los refugios, no había puesto sanitarios, no contaban con la ayuda de empleados municipales, había sólo tres baños químicos y tampoco estaba presente ningún funcionario municipal o provincial.

Comportamiento acuático
El río Iguazú continúa la bajante debido a la ausencia de lluvias.

El pico máximo ya pasó el embalse de Yacyretá. También ya pasó el pico de creciente por Ituzaingó, con una marca de 4,82 metros. Ayer, el Paraná marcaba 6 metros en Barranqueras: durante hoy estará creciendo, hasta llegar el domingo a su pico máximo, entre 7,30 y 7.50 metros.

Vacían casas de Paso de la Patria

En los últimos días los chaqueños con casas de fin de semana en Paso de la Patria, especialmente aquellos ubicados muy próximos al río, decidieron retirar de sus casas elementos de valor que pueden ser alcanzados por el agua.

En la villa turística la playa fue ganada por el río y en la calle principal asfaltada paralela al Paraná, la avenida San Martín, el municipio construyó una defensa de tierra para contener la crecida.

Disposición ganadera

Ante la creciente del río Paraná que afecta a productores ganaderos de las zonas ribereñas y la necesidad de vender la hacienda, la Sociedad Rural del Chaco puso a disposición un remate, que se realizará el miércoles 18 en Margarita Belén.

“Nuestra inquietud es para defender en un transparente acto de comercialización y así evitar el abuso de compradores oportunistas”, destacó el comunicado de la entidad. Para más información, los interesados pueden comunicarse al teléfono 444-6128 de la Sociedad Rural.

info:diarionorte.com

FOTOGRAFÍA :datachaco.com

datachaco

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver tambien

Close